Ante los acontecimientos a los cuales hemos estado expuestos en las últimas semanas por el Coronavirus (COVID-19), ha surgido la necesidad de explicar adecuadamente a los niños acerca del mismo. Siendo los padres los principales educadores de los niños, tienen el rol y la responsabilidad de explicar el COVID-19, buscando generar y mantener un clima familiar óptimo y sano para todos los miembros. Sin embargo, siendo este un tema de gran complejidad y magnitud a nivel mundial, los padres y educadores, se han enfrentado al reto de encontrar los medios adecuados para atender a las preguntas, inquietudes y necesidades de los niños con fuentes de información y herramientas adecuadas. Recordando que, el bienestar integral infantil se ve implicado en esta situación, al momento de abordarla se deben tomar en cuenta los factores físicos, sociales y emocionales de los niños. Con base a lo expuesto anteriormente, se ha escrito este artículo para brindar una breve guía y asesoramiento acerca de cómo explicarles y hablarles a los niños sobre el COVID-19. 

Se trata entonces, de un equilibrio entre abordar las preocupaciones y los temores de los niños, y tranquilizarlos educándolos con las fuentes de información adecuadas. Para empezar, es importante situarnos primero en las edades de los niños, ya que su nivel de comprensión será distinto e incluso entre los mismos hijos habrá que proporcionar explicaciones diferentes. Se debe partir del conocimiento que los niños ya tienen sobre el COVID-19, ya que seguramente han escuchado sobre esta situación por distintos medios y personas. Por lo tanto, el primer paso es indagar y explorar acerca de lo que los niños ya conocen sobre el virus. De esta manera se identificarán las distintas fuentes de información a las que han tenido acceso y de las cuales han obtenido dicha información. 

A partir de esto, el siguiente paso es separar los hechos reales de la información ficticia, los rumores e incluso chistes que los niños puedan haber escuchado. Para esto, se puede hacer un cartel con símbolos, frases o dibujos, entre otras, que le permitan al niño o niña visualizar la información y separarla adecuadamente de manera creativa y adecuada a su edad. Se debe tener presente que, al realizar este proceso explicativo y educativo de una forma dinámica e interactiva, se propiciará un ambiente más ameno y beneficioso para el niño o niña. Además, favorecerá y facilitará los medios de expresión y comunicación.  

 

¿Qué es el COVID-19?

Al tener separada e identificada la información real y ficticia, se debe explicar qué es y en qué consiste el COVID-19. Por lo tanto, se podría explicar, quizá a través de una historia, historieta o medio que como padres conozcan que el niño o niña entenderá mejor, que este es un virus llamado Coronavirus, el cual está visitando a muchas personas y trae consigo fiebre, falta de aire y tos; estos son síntomas similares a los de una gripe o resfriado que muy probablemente han experimentado con anterioridad. Se debe explicar también que el virus se transmite por contacto directo con la persona infectada o por tocar superficies contaminadas. Específicamente, el virus se esparce mediante la saliva, la tos y los estornudos. Se puede aprovechar este momento para comentarles sobre los pocos casos de niños y adolescentes reportados con el COVID-19 y las pocas probabilidades que existen de que adquieran el virus. ¡Pero cuidado, esto no quiere decir que no deben tener las medidas de salud necesarias! 

Recordemos que los niños reaccionan a las manifestaciones verbales y no verbales con las cuales nos expresamos, por eso es importante que, al transmitir esta explicación e información se haga de forma honesta y tranquila. Es muy probable que, en este punto, los niños empiecen a hacer más preguntas. Por lo tanto, se debe mostrar la atención necesaria. Escucharlos es esencial, transmitiéndoles y ofreciéndoles seguridad.  Al responder sus preguntas, no es necesario proporcionarles demasiados detalles sobre la situación, especialmente si son detalles o hechos que no van a comprender o sobre los cuales no están interesados. De esta manera se evitará asustarlos o agobiarlos. 

Los niños de preprimaria y de los primeros años de primaria, necesitan información breve y simple, con hechos que les den la certeza de que sus instituciones educativas y hogares son seguros; así como también, que los adultos a su alrededor hacen y harán todo lo posible por mantenerlos sanos y cuidados. Los niños en la etapa de primaria media y los preadolescentes harán más preguntas, por lo que necesitarán información que les permita separar los hechos reales con los rumores o fantasías; tal y como se indicó con anterioridad. Para los adolescentes, se puede proporcionar hechos y circunstancias actuales como noticias que apoyen las explicaciones que como padres les estén dando, sin exponerlos a situaciones temerosas.




Etiquetas