El vínculo es la conexión natural entre los padres y sus hijos; idealmente este debe desarrollarse en etapas tempranas. Los beneficios del vínculo es aportar confianza, seguridad y fortaleza en los niños. Esto quiere decir que el vínculo es en calidad y no en cantidad de tiempo compartido con la persona.

Los aspectos básicos para poder lograr una conexión: observar, escuchar y compartir. Escuchar es poder darle tiempo a cada integrante la familia de expresar sus ideas y sentimientos. Observar es poder conocer la personalidad de cada integrante de la familia, conocer sus aficiones, gustos y personalidad. Por último, compartir el cual hablaremos a continuación.

Para poder compartir no es necesario crear o planear grandes eventos o salidas, aunque estas pueden ser una buena opción. Las rutinas de las mañanas el compartir esos momentos para platicar, escuchar y disfrutar en compañía de quienes nos importan. Estas rutinas cuando son practicadas con constancia se convierten en buenas costumbres y tradiciones familiares.

La clave es concretar el tiempo para poder establecer una rutina familiar en donde todos compartan según las particularidades de cada miembro de la familia. Luego, se convertirá en una costumbre que llegará a ser una tradición de la identidad familiar. Es importante recordar que en esos momentos de compartir es clave saber escuchar y ser escuchado. De esta manera todos los integrantes de la familia podrán conocerse y tratarse con sinceridad en un ambiente de confianza.

Los aspectos para tomar en cuenta, es el diálogo, saber escuchar y compartir entre todos lo integrantes de la familia como en forma individual cuando sea requerido. ¿Qué actividad dependerá del sello y personalidad cada familia? Pues aquellas actividades al aire libre, juegos de mesa, practicar una disciplina deportiva, compartir un pasatiempo o afición; en fin, existen variedad de actividades. La clave es encontrar el momento adecuado y concretarlo como propósito del Proyecto de Vida Familiar y según sean las particularidades en cada hogar.

En colegios APDE se procura apoyar a los padres de familia para fortalecer esos propósitos que favorezcan para ese tiempo tan importane con cada uno de los hijos según sus edades, necesidades y singularidades.




Etiquetas