Antes de empezar, es importante saber que todos los perros, los mestizos también, pueden ser aptos para nuestra familia o para nuestros niños; mucho dependerá de la educación y entrenamiento que les brindemos.  Además, debemos reconocer que las razas de perros fueron diseñadas para tres funciones: pastoreo, caza y compañía.   Si buscas un amigo peludo para tus pequeños, lo mejor es escoger entre las razas de compañía.    

De acuerdo con la doctora Jimena de Aguirre, alumni de APDE Campoalegre y propietaria de la veterinaria De Vet, existen muchísimas razas amigables para los pequeños. “La raza pequeña ideal para un niño en orden de compatibilidad es: el Lhasa Apso, el Shitzu, el Poodle y el Schnauzer.  Si quieres una raza grande, indudablemente, el Labrador o el Golden Retriever”, explicó.

El Lhasa Apso fue criado para ser un perro guardián de la casa y compañía fiel para los amos.  Son juguetones e incluso bobos y pueden vivir muchos años.   El Shitzu, en cambio, se crió únicamente para compañía.  Es una de las mejores razas para los niños, pues son perros tranquilos y enormemente fieles.  “Eso sí, si vas a adquirir una de estas dos razas debes estar preparado para el cuidado y cepillado de su pelo.  Muchos no lo hacen y luego las mascotas terminan con muchos problemas”, indicó Jimena.

Según la revista Hills, el Poodle es un perro que se caracteriza por su inteligencia y su fácil entrenamiento.  Son hábiles, alegres, divertidos y muy amorosos con la familia.  El Schnauzer es muy diferente, fue criado para cazar ratas ¡Y no fallan una!  Estos perros se caracterizan por ser intrépidos, enérgicos, obedientes y extremadamente fieles.

El Labrador Retriever es un perro de raza grande, son excelente compañía para la familia, siempre y cuando lo saques a ejercitarse porque necesitan mucha actividad.  Son perros criados para trabajar y les encanta tener tareas o juegos.  Al igual que el Golden Retriever, son razas que fácilmente aprenden tareas de rescate.

Al final, cualquier tipo de perro puede adecuarse a tu familia y a tus hijos.  Y siempre será mejor brindarles un hogar a las mascotas de la calle, y aunque no tengan una raza definida, su agradecimiento, compañía y fidelidad, te acompañarán toda su vida.  Así que, si decides adoptar, te garantizo cien por ciento varios años de mucha alegría y colitas felices para tu familia.

 

           

 

           

 




Etiquetas