Cuando hablamos de adaptación, se puede decir que es un proceso para acomodarse a un cambio, el cual lleva un tiempo determinado para lograrlo. El inicio al preescolar, para un niño es un cambio radical, debido a que existen muchos factores diferentes a los que estaba acostumbrado.

Entre los factores están un nuevo ambiente, un grupo de compañeros de la misma edad, una persona diferente para el cuidado, más personas en su entorno inmediato, una nueva rutina y horario de alimentación distinta.

Entonces, debemos tomar en cuenta que no existe un tiempo determinado para la adaptación de un niño al preescolar, se puede dar en una semana o incluso uno o dos meses y en ocasiones hay niños que, desde el primer día, sienten comodidad. Lo importante es que los adultos que se encuentren en su entorno faciliten el proceso, para que el niño poco a poco se adapte de la mejor manera.

Eso quiere decir que tú, como padre o madre de familia juegas un papel muy importante en el proceso de adaptación de tu hijo o hija, por eso es esencial que logres manejar tus emociones adecuadamente para que, lo que transmitas sea seguridad y alegría. Esto facilitará a que el niño o la niña sienta tranquilidad hacia el lugar al cual asistirá.

A continuación, enlistaremos algunos consejos que te pueden ser útiles para lograr el proceso de adaptación al preescolar:

  • Contarle con anterioridad a tu hijo o hija, que asistirá al preescolar. De preferencia realizar una vistita para conocer las instalaciones y a las personas con quiénes se relacionará próximamente.
  • Preparar juntos, sus pertenencias (uniforme, mochila, lonchera y útiles).
  • Los padres deben de controlar las emociones como, por ejemplo, los nervios, el llanto o la nostalgia. Debido a que se contagia al niño con dichas emociones.
  • Los padres deben de hablar a los niños siempre con la verdad, esto incluye el poder contarles que asistirán al preescolar, que ellos se quedaran unas horas junto a sus maestras y compañeritos, pero que luego ellos pasaran a recogerlos.
  • Ayuda mucho pasar a recogerlos a la hora indicada en el horario, ya que, si tardamos más, lo único que lograremos es crear ansiedad, al ver que llegan por los otros compañeros y por ellos no.

Nota importante: todos los niños son distintos, lo que hace que cada uno se adapte en tiempos diferentes. Es muy importante no compararlos con ninguno de sus compañeros, ni con los hermanos.

Estas y otras recomendaciones se le facilitan a todos los padres de familiar en las entrevistas de asesoramiento familiar que Colegios APDE tiene a disposición para esa atención personalizada que cada uno de nuestros alumnos requiere a lo largo del ciclo escolar, conforme a sus edades y para sean una mejor versión de ellos mismos cada día.




Etiquetas