“Educa a tu hijo desde niño, y aun cuando llegue a viejo, seguirá tus enseñanzas.” | Proverbios 22,6

La tecnología se introdujo en nuestra sociedad y si bien nos ha facilitado muchas actividades, ha influido significativamente no solo en la manera en la que nos comunicamos, sino también en la forma en la que interactuamos. Cada vez es más común ver niños aislados en un móvil o tablet, o entretenido por largas horas viendo la televisión o con un videojuego. Sin embargo, sin darnos cuenta, esto está afectando en ellos de distintas formas: poco esfuerzo por hacer las cosas, sedentarismo, adicción, malos hábitos y mala salud en general. Por lo anterior, en Colegios APDE procuramos que el ejercicio sea parte de la formación integral de cada uno de nuestros alumnos.

En la actualdiad,  que cada vez es menos común ver niños practicando deportes o realizando actividades físicas. Como actividad física se entiende toda actividad en la que aceleremos nuestro ritmo cardíaco y respiración, debido al movimiento continuo de nuestro cuerpo. Practicar algún deporte organizado como correr, gimnasia, jugar tenis, baloncesto o fútbol, cumplen el objetivo, así también se cumple al bailar, jugar chiviricuarta, la lleva, etc.

Estudios revelan que los niños necesitan realizar actividades físicas y practicar deportes por al menos una hora diaria, para evitar enfermedades cardiovasculares, obesidad y otros síntomas relacionados con el sedentarismo. Además de ser una gran herramienta para potenciar su inteligencia y creatividad.

Pero ¿qué sucede si a mi hijo no le gusta hacer deporte, o la actividad física?

Ante esa situación, debemos recordar que nuestra labor educadora en casa es de vital importancia, y que comienza con el ejemplo. Nuestros hijos serán lo que ven, oyen y reciben en casa. El ser humano aprende un 20% de lo que escucha y un 80% de lo que ve y hace (Norbis, 1997). De ahí la importancia que nuestro hijo reciba en casa ese ejemplo, para desarrollar el hábito en él.

Entonces, ¿qué puedo hacer para que mi hijo realice alguna actividad física?

  • Muéstrale, con entusiasmo, la importancia que tiene el deporte y la actividad física para mantenernos saludables.
  • Establece reglas claras y horarios, en que, si bien incluya tiempo para los dispositivos móviles y pantallas, también lo haya para compartir en familia y realizar actividades juntos.
  • Aparta tiempo para jugar con tu hijo, lo cual es una es una gran oportunidad para fortalecer y estrechar la relación entre padres e hijo.
  • En nuestro afán por protegerlo, muchas veces lo limitamos por miedo a que pueda lastimarse o herirse. Permítele experimentar y hacer diferentes actividades físicas, con el debido cuidado, de manera que pueda ir desarrollando su motricidad y reforzando sus movimientos con el entorno que le rodea.
  • Anímalo a que incursione en diferentes deportes, de manera que pueda elegir uno que se acople a su gusto y destrezas.
  • Si tu hijo considera que no tiene habilidades deportivas, ayúdale a fortalecer su autoestima y bríndale oportunidades para que vaya incursionando en diferentes actividades acordes a su nivel, de manera que poco a poco vaya desarrollando las destrezas necesarias para, en un futuro, poder adentrarse a un deporte con sus compañeros.

El desarrollar este hábito en nuestros hijos puede requerir de tiempo y esfuerzo. Sin embargo, es una tarea que -con afecto-, es posible y que merece la pena, pues serán enseñanzas que les serán útiles para toda su vida.

#50mosAPDE




Etiquetas