Los pequeños reciben de quienes les rodean una serie de estímulos que les brindan experiencias variadas y les enseñan a ser creativos y resolutivos ante los retos.

En la actualidad se están viviendo cambios apresurados en metodología y formas de entrega de la educación preescolar, todas y cada una de ellas muestran sus propias características y permiten que los niños aprendan de manera sistemática, es decir con una estrategia continua y ordenada, con propósito educativo.

La edad preescolar es propicia para brindar medios a los niños para potenciar su desarrollo integral, todas las áreas en forma gradual y ascendente, siempre para más, agotando y experimentando cada logro y disfrutando su autorrealización.

¿CÓMO SUCEDE?

El desarrollo en los primeros 6 años de vida permite que los niños conecten un logro con otro, forjando aprendizajes significativos para su vida, como eslabones conectados y formando el cimiento de las siguientes etapas de aprendizaje. Esto les permite desarrollarse con un alto estándar, con lo necesario para crear en el niño: buenos hábitos, actitud cooperativa para armonizar en un equipo, correcta autonomía y maduración del cerebro.

Los niños en etapas tempranas aprenden de los otros, sus sentidos están abiertos a recibir del ambiente una serie de estímulos que le brindarán experiencias variadas y les enseñarán a ser resolutivos ante los retos, creativos para utilizar los recursos que se le presenten y cada vivencia para ellos será una experiencia de afrontamiento, como la vida misma.

Todos los cambios traen cuestionamientos, en el caso específico de la deserción escolar en edades tempranas se puede observar que ha alcanzado cifras muy altas, a un precio generacional incalculable en estos momentos. Por tanto, se abre un debate de educación sistematizada con propósito personalizada o educación espontánea o casual en casa. Y el debate se lo plantean los padres en el ambiente de casa: ¿Es propicio el hogar para desarrollar las capacidades del niño y potenciar logros de desarrollo, acordes al reto del siglo XXI o es necesario asistir al colegio?

La educación preescolar ha sido, a lo largo de la historia una de las etapas menos comprendidas por los padres de familia ya que, debido a lo pequeño de los niños, consideran que no es necesaria, o que fácilmente se puede “suplir”, dejándolos a cargo de la empleada doméstica o niñera especializada, en el mejor de los casos, asistiendo a un colegio pequeño cerca de casa. Muchas familias consideran que los niños asisten al colegio únicamente a “jugar”. Lamentablemente, debido a la pandemia, esta situación se agudizó y muchos niños fueron retirados del preescolar, perdiendo la oportunidad de aprender en su mejor momento de realizar aprendizajes significativos, a través de conexiones cerebrales.

Los padres de niños en edad temprana, entre los 3 meses y 6 años, deben tener presente la importancia de la educación preescolar.

LA EDAD DE ORO

Así se considera la etapa en que llega esta educación, son momentos óptimos para los aprendizajes y desarrollo de destrezas tempranas, también conocidos como: Períodos sensitivos.

Estos aprendizajes se lograrán de manera plena, si el niño recibe los estímulos y medios específicos para su edad y madurez, ya que no todos los niños maduran al mismo tiempo, cada uno lo hace a su ritmo y ese proceso no se debe violentar, brindándole educación personalizada acorde a sus propósitos y tiempos de aprendizaje individuales.

El niño necesita la presencialidad, asistir a un lugar en donde pueda compartir con sus iguales, en donde tenga el ambiente propicio para su aprendizaje, que nazca del modelado de sus conductas, a través del ensayo y error, logrando así su autorrealización.

Cuando busque un colegio, piense en un proyecto, la edificación a largo plazo de sus hijos, esa preparación para el futuro, planificada para que pueda autorrealizarse y replicar en un equipo de trabajo. Con ello le brindará la oportunidad de desarrollarse en forma gradual.

 

Ref. https://www.pressreader.com/guatemala/prensa-libre/20210610/281930250921077




Etiquetas