La situación que estamos viviendo estos días a causa del coronavirus nos hace cuestionarnos sobre cuál es nuestro papel como padres ante las tareas y trabajos asignados a nuestros hijos en la cuarentena. Surgen los interrogantes como ¿qué tanto debo ayudarlos? ¿Será un buen momento para fomentar la autonomía? A continuación algunos consejos.

Primero, no olvidemos la importancia que tienen las rutinas en estos tiempos, a pesar de no estar sometidos a un horario estricto, el contar con una rutina ayuda a incrementar la productividad y también la sensación de felicidad puesto que el desorden genera estrés y no deja espacio para pensar en lo importante. Ayúdale a hacer una rutina, un horario donde haya momentos de trabajo, pequeños descansos, tiempo para la convivencia con hermanos y otras actividades que en el diario vivir no es posible realizar.

Segundo, la autonomía, aunque no lo creas, esta cuarentena es un buen momento para fomentar la autonomía en nuestros hijos, destreza básica para el aprendizaje, ya que un niño autónomo está seguro de sus capacidades y puede asumir sus responsabilidades. Lo difícil como padres puede ser el miedo a que se equivoquen. Este riesgo no debe ser motivo para que nosotros asumamos por ellos las tareas, el error y la equivocación son fuentes importantes para el aprendizaje.

Tercero, organización y planificación, las tareas en la cuarentena son una ocasión para desarrollar en nuestros hijos las destrezas de organización y planificación, las cuales son muy importantes para la vida del estudiante. Ayuda a tu hijo a dosificar las tareas, priorizando según la complejidad y dificultad que puede representar para ellos, asignando tiempos de trabajo por tarea, de esta forma ellos aprenderán el automonitoreo de sus actividades.

Y por último exigencia, comprensión, flexibilidad y positivismo.  Sé flexible, recuerda que las normas deben estar en función de nuestros hijos y no ellos en función de estas. Exige de forma amable y comprensiva ya que los niños por estar en pleno proceso de formación, generalmente son menos responsables y constantes. La exigencia es más eficaz cuando les hacemos saber lo que esperamos de ellos, enfocándonos más en el esfuerzo y trabajo bien hecho, antes que los resultados. Ayúdale a encontrar el lado positivo de esta situación tan difícil que estamos viviendo.




Etiquetas