En las pre primarias de Colegios APDE el juego es uno de los medios que enriquece y fortalece el aprendizaje significativo de los niños y por ello este tipo de actividades son esenciales en la vida escolar de cada uno de nuestros estudiantes.

Se ha demostrado científicamente que jugar puede mejorar las capacidades de los niños notablemente. Planificar, organizar, llevarse bien con otros y regular sus emociones, son algunas de las muchas habilidades que el juego puede desarrollar.

Además, el juego puede ayudar con el desarrollo del lenguaje, las destrezas matemáticas, sociales e incluso puede ser de mucho beneficio para sobrellevar el estrés.

Te dejamos algunos ejemplos de juegos que puedes practicar en casa junto con sus beneficios:

  1. Memoria: mejora la capacidad de concentración y la memoria visual y, potencia el desarrollo del lenguaje.
  2. Mímica: ayuda a controlar mejor sus movimientos mejorando su coordinación, desarrolla habilidades sociales ya que es una actividad que puede hacerse en grupo.
  3. Lotería: desarrolla la imaginación, la atención y la resolución de problemas.
  4. Escondite: es un juego ideal para practicar el pensamiento crítico. Hace que el cerebro tanto del niño que se esconde, como del niño que busca a los demás. A medida que jueguen más veces, pondrán a prueba su imaginación al buscar lugares diferentes e innovadores para esconderse.
  5. Pictionary: pone en práctica la motricidad fina, desarrolla la creatividad y la imaginación.

El juego libre es otro tipo de juego muy importante en la etapa del pre escolar. Éste es el que surge de forma espontánea sin ser dirigido ni interferido por un adulto. De este modo, el niño asimila su entorno, sus vivencias y las interioriza. Imita comportamientos y roles observados en los adultos que lo rodean. En este tipo de juego, es una buena idea dejar que los niños tomen el control ya que ellos aprenden mejor cuando están interesados en una actividad. De este modo, puedes usar su interés para ayudarlo a aprender algo nuevo. Y, durante este proceso, podemos pedirles que describan lo que está pasando ya que es una buena manera de mostrar interés y ayudarlo a practicar destrezas de lenguaje. Por ejemplo, si el niño está jugando a ser veterinario, podríamos preguntarle “¿Qué le paso al perrito?”, “¿Cómo podemos ayudarlo?”.

“Jugar no es un descanso del aprendizaje. Es un aprendizaje interminable" - Gloria Eugenia Calderón Menendez.




Etiquetas